Tamara Urdaneta

I
Noble mujer, Diosa del lago
Dotada de risa y sonrisa encantadora
Sirena que embelesas con tu canto
A este marinero, entre tus olas, naufrago

II
Mi ser entre tus pechos entretienes y
Prisionero de tus besos me mantienes
Cuando escapar pretendo
Entre tus tibios y poderosos muslos
Sin mucho esfuerzo me retienes

III
Como haré OH Señor, para escapar
Si mi ser el escape no requiere?

IV
Esta sirena, prisionero, me retiene
Entre sus fuegos y exquisitos placeres…
Como haré OH Señor, para escaparme
Si mi ser el escape ya no quiere?

V
Para que liberarme de sus pechos
De sus besos, de sus piernas
Si ellos, ellas, tan agradable e intimo
Exquisito aroma tienen?

VI
Sorbo con ansias he inhalo
En sus resquicios
Con la misma fuerza y entrega
Con que ella mis aromas huele
OH Tamara, eres mi Diosa
Heme aquí, como tu Dios
Para quererte!!


Jesús A Peñaranda Chadid
Caracas, 3/3/1.979
(A Tamara Urdaneta)